Escandalos

‘Ricitos negros’ se metió a la casa del oso, un cuento “muy real”

Lo que parece ser una historia de niños, al parecer, se replicó en nuestro copetín farandulero.

Ricitos de Oro se metió a la cama del Oso

Quien más quien menos, conoce la historia de Ricitos de oro, una niña muy curiosa que salió a dar un paseo por el bosque y casualmente, se encontró con la casa de una familia de Osos, la atrevida niñita se sentó en la mesa y comió la comida de esta familia, luego terminó acostada en la cama de los dueños de casa, hasta que fue descubierta y tuvo que huir despavorida.

En nuestro copetín farandulero, según los chismosos y entrometidos sin arte ni oficio, me contaron que también tenemos una ‘Ricitos’ pero no de oro, sino que ‘Ricitos oscuros’, quien al igual que en el cuento, también se metió a la casa de un oso, se sentó en su mesa y llegó a su cama, también fue descubierta por mamá osa, pero a diferencia de la historia infantil, ella se quedó a dar pelea, intentando quedarse con el trono de la ‘catedral’.

Ricitos farandulera quiere pelear por el oso

Papá oso al ver que mamá osa estaba muy enfurecida y que podía perderlo todo, decidió hacerle caso y empezó a dejar de lado a Ricitos, pues él había caído en los encantos de esta dulce e inocente criatura que pretendía convertirse en la nueva señora Osa.

Lo cierto es que, Ricitos acabó siendo el hazme reír de todo el bosque farandulero, pues mientras ella sigue firme en su deseo de mantener a papá oso comiendo de su mano, papá oso, pecó de indiscreto frente a los animales chismosos, manifestando que está cansado de los caprichos de Ricitos y que está cansado de sus berrinches pero no sabe cómo librarse de ella, que él espera que ella por lo menos por dignidad se vaya del bosque.

¿Será que Ricitos despertará algún día y buscará otros prados? Despierta Ricitos, despierta….

Mas Leidos

To Top