Escandalos

Patoteros universitarios, torturan a estudiantes en “bautismos de ingreso”

Las autoridades deberían prohibir este tipo de prácticas.

En las tribus los ritos de paso son prácticas comunes

En las culturas antiguas cuando un niño pasaba de la niñez a la adultez, se hacían rituales para marcar este paso, por lo general se recurrían a actividades dolorosas como por ejemplo en el Amazonas, los miembros de la tribu llamada sateré-mawé acostumbran someter a los jóvenes de 13 años a uno de los ritos de iniciación más dolorosos del mundo. Con el fin de demostrar su resistencia al dolor y al sufrimiento, los adolescentes se enfrentan a uno de los insectos más peligrosos de la región, la hormiga bala: además de ser una de las más grandes del mundo (con 2.5 cm de longitud), su picadura causa un dolor 30 veces más intenso que el de una avispa. De hecho, hay quienes aseguran que la sensación puede ser comparada al dolor causado por un arma de fuego (de ahí́ el origen de su nombre).

A actividades humillantes someten a los ingresantes

Con el correr del tiempo y el avance de la civilización, este tipo de prácticas fueron mermando, pero llegamos a Paraguay, y aparecieron los universitarios, quienes a fin de “dar la bienvenida” a los nuevos ingresantes a las casas de estudios públicas, empezaron con el tradicional “bautismo”.

Hasta en churas los hacen bañarse

Lo que en principio era una inofensiva bienvenida a fin de celebrar toda la dedicación y el empeño para ganarse ese lugar, pasó a ser en uno de los actos más humillantes a los que se someten los jóvenes que logran pasar las pruebas de ingreso.

Los ritos iniciáticos de nuestros ‘patoteros universitarios’ van desde cortarles el cabello, bañarlos con aceite, obligarlos a nadar en charcos de inmundicia, hasta beber raras mezclas. Por más de que año tras año hay denuncias de jóvenes que luego acabaron hospitalizados, las autoridades siguen haciéndose de la vista gorda ante estos  hechos vandálicos.

Una vergüenza

Hoy un alumno nuevamente fue internado en Itapúa tras ser agarrado por los vándalos que se hacen llamar “dioses” en las universidades.

En Itapua nuevamente un internado

Gente, ¿hasta cuándo vamos a seguir tolerando este tipo de prácticas humillantes? ¿Estamos esperando a que haya alguna víctima fatal para actuar? Y ustedes universitarios, dejen de comportarse como cavernícolas, pero bien que dice una amiga mía, “la universidad no corta orejas” y con esto lo hemos comprobado.

Mas Leidos

To Top