Farandula

La solidaridad comercial Vs. La solidaridad real. Medios de comunicación se aferran a los mensajes vacíos e improductivos

Una vergüenza es como se maneja el mundo mediático ante los llamados de solidaridad.

Kevin es un ejemplo de vida y los medios de prensa brillan por su ausencia

En el concepto teórico de la comunicación, se define como las  principales funciones de un medio, la de informar, educar y entretener. Pero al parecer, a nuestros productores, influencers y medios de prensa en general, en la cuestión de “entretener” se les quemó el foco, pues llevaron esta función tan primordial al subsuelo de la vanalidad.

En aras del rating, la prensa local es capaz de hipnotizar con temas relacionados al puterío y a lo más bajo de nuestra farándula, entre ellos, citamos los desnudos de Perla Alegre, los casos de travestis y factureras, y hasta el caso de la famosa ‘novia’ del narco Cucho, a quien le tuvieron ante cámaras casi 1 hora martillando la cabeza de los telespectadores, derrochando así la función de “educar”.

Pues en lugar de educar en cuestiones realmente constructivas como la solidaridad, la humanidad y el amor al prójimo, se educa o mejor dicho, se mal educa, en cuestiones vacías que llevan a nuestros jóvenes a querer convertirse en factureras o en futbolistas para así escalar rápidamente en el mundo del consumismo.

Sin embargo, cuando traemos al tapete temas como el caso de Josías, la abuela Valentina, la abuela Petrona, y ahora el caso Kevin, todos los medios y comunicadores se hacen de la vista gorda e ignoran a este tipo de personas, pensando que al hacerlo, están ninguneando al Churero, pero no se dan cuenta que ignoran a esta gente que necesita realmente.

Ni nuestros influencers que se llenan la boca hablando de solidaridad y por poco no se deshidratan en lágrimas una vez al año transmitiendo la colecta de Teletón, no son capaces de darle un retuit o tocar el tema en sus espacios o en sus redes sociales, demostrando que poseen una solidaridad mercantil, comercial y vacía, entre ellos podemos citar con propiedad a Menchi, Oscar y otros más a quienes veremos dentro de poco en campañas netamente comerciales disfrazadas con la intención de ayudar al prójimo. Por supuesto, no desmerito a Teletón, pero si critico que se lucre con la necesidad y que nuestros medios sean demasiado selectivos con los casos que requieren de ayuda, por ejemplo a la hora de pedir por algún perrito o gatito perdido si lo hacen a boca llena, o el mismo caso de Brunito quien volvió a la mediatez luego de que un cantante famoso se haya eco de su caso, de lo contrario habría perecido en el anonimato.

Creo que si uno es solidario de verdad y hace de corazón, no mira el origen, mira el centro del problema y se suma a la solución.

El caso de Josías también fue ignorado

Creo que nuestros medios deberían analizar esto y tratar de balancear un poco el puterío con las cuestiones sociales de esta manera dejar de lado tanta mediocridad y ofrecer algo nuevo, fomentar valores, y exponer que no todo está perdido, y si no le quieren dar cabida mediática al Churero, hay formas y formas de tratar una noticia.

Gracias a Dios, este medio de comunicación demostró que tiene fuerza, pues hemos logrado cosas impensables a pesar de tanto ninguneo, les construimos una casa a 24 personas, conseguimos medicamentos, respiradores y ahora vamos por la casa de Kevin, a quien el arquitecto Dany Durand le firmó el título de propiedad apenas salió la publicación en el Churero.com, quien prometió que en un mes estará lista la casa.

También ningunearon a doña Valentina

Tampoco puedo ser ingrato con las personas que a pesar de todo lo expresado siguen confiando en este medio y apuestan a las iniciativas solidarias, a ellas, les doy las infinitas gracias no solo por sus donaciones, sino por luchar por estas personas que en verdad nos necesitan y aunque haya puertas cerradas, la solidaridad real termina triunfando.

Y me remito nuevamente al caso de Kevin, quien no es solamente una necesidad, sino una historia, un mensaje, una enseñanza, pues estoy seguro que ni el 5% de la población sabe de qué se trata el síndrome de Guillain Barré, que es lo que padece nuestro amigo, además creo que es ahí donde los medios deberían de utilizar su fuerza y emitir un mensaje que nos haga valorar la vida.

Mas Leidos

To Top