La opinion del chure

¡Cuánta hipocresía! En la comilona de Teletón no dejaron entrar a indígenas

Para que vean que nuestra sociedad es lamentable y merece la plaga de moscas del apocalipsis.

Así se les dejó detrás de las vallas de seguridad, niños hambrientos y personas de diversas edades.

Todos los años nos bombardean con la campaña a favor de Teletón, y aclaro de antemano que no tengo nada en contra de esta organización, porque les guste o no, es de ayuda para unos pocos discapacitados del país, pocos pero ayuda al fin. Y es una institución privada para la cual se emprende una campaña nacional.

Lo que no soporto es la hipocresía, pues resulta que para  Teletón se mueve todo el aparato de los canales, medios y pororó habidos y por haber, nuestros faranduleros forman un mar de lágrimas para apelar así al ciudadano común para que éste aporte con sus monedas. Las marcas se visten con sus mejores galas para aparecer como “solidarios” ante las cámaras y a la vez ahorrar unos milloncitos en impuestos y en gastos publicitarios, a todo eso le llamo hipocresía en su máxima potencia, pues ayer en la comilona, no dejaron entrar a los pobres indígenas hambrientos.

Según las imágenes que llegaron hasta Churero.com el hecho fue vergonzoso y por lo que me contaron luego de la viralización de estas fotos los dejaron entrar.

Estos nativos llevan meses acampando frente al INDI cuya oficina queda a escazas cuadras del lugar donde se realizó el encuentro recaudador. Lamento de corazón lo que pasó porque esta gente llamada por el olor de las diversas comidas que se ofrecían en el predio llegaron con intenciones de aplacar el hambre que hace orquesta en sus flacas barrigas.

Esperemos que para la próxima se tenga en cuenta este tipo de situaciones

Si bien hubo gente que les pasó un poco de comida, yo El Churero, digo que la organización debió prever que esta gente iba a aparecer, quien vive en la zona sabe que esta gente está merodeando por esos lares buscando aunque sea una galleta que comer, por lo menos hubieran puesto una carpa para ellos y darles aunque sea pancho con gaseosa.

Esta escena es digna de una película de la época antigua donde los faraones se atragantan con comida mientras que los esclavos arrodillados en el suelo comían el polvo de sus sandalias.

Y esta gente que organizó la comilona se hace llamar solidaria. Y del gobierno ni hablemos, una vergüenza por donde se lo mire. Analizando todo esto, sostengo que realmente nos merecemos una plaga de moscas porque el pan y el agua no se le niega a nadie, y esta gente por más sucia que esté, son seres humanos.

Así es que la familia del Churero, espera con los brazos abiertos a nuestros hermanos indígenas para que vengan a comer en nuestro comedor. Si alguien cuenta con vehículo para transportarlos hasta San Antonio, bienvenido sea, le estaré muy agradecido.

Mas Leidos

To Top