Escandalos

Aumento para un “común” 70 mil Gs, si sos hijo de una alta funcionaria del Gobierno, 30 millones de Gs.

Es el colmo como se burlan del pueblo.

Caló caricaturizó esta situación impecablemente

En la antigüedad, los pobres del pueblo debían pagar altos impuestos para sostener los excesos de los reyes y de sus secuaces, aparentemente eso terminó con el correr del tiempo y con la evolución de la civilización.

Pero acá en Paraguay parece que solo cambiamos la forma de vestirnos, porque esas prácticas siguen siendo calcadas. La semana pasada estuve gritando en esta página sobre el “millonario” aumento que se le dio al salario mínimo que percibe el 30 o 40% de la población económicamente activa, en relación a lo que percibe un legislador a quien el pueblo le otorgó el poder y encima se dan el lujo de gobernar solo para enriquecerse aún más en lugar de sacar adelante a este país.

Las amantes y familiares de los políticos son los patricios de este pueblo

Pero eso no es todo, cuando estaba en mi casa disfrutando de mi delicioso café Mayo, casi me atraganto con una galleta al leer que el hijo de la escribana mayor del gobierno, Marta Narvaja, quien fue denunciada por hechos irregulares durante el actual periodo,  fue uno de los beneficiados con los aumentos siderales en la EBY, donde cumple funciones en la Asesoría Jurídica. Le aumentaron el sueldo de G. 24 millones a G. 54 millones (125%), según señala la publicación de ABC.

Este es el muchacho que fue beneficiado con semejante aumento (Foto Abc Color)

Diego León Narvaja, hijo de Marta Narvaja ganaba G. 24.637.350  por desempeñarse como  de funcionario de la Asesoría Jurídica, por la resolución 25.534 le cambiaron la categoría a G4 y pasó a percibir una remuneración total a G. 54.352.854 a partir de mayo.

Gente esto es una verdadera vergüenza, y mientras tanto, nos indignamos por pavadas mientras que los casos que realmente requieren que salgamos a las calles y exijamos mayor transparencia nos agarra dormidos en nuestras casas y nos reafirma el famoso “peichante”.

Lastimosamente somos tibios para las cosas que realmente importan en este país. Y mientras tanto, sigamos en la joda, total somos uno de los países más corruptos del mundo.

 

Las caricaturas son de Caló 

Mas Leidos

To Top