Spread the love

El Paraguay amaneció en pedazos mientras Marito lee la Biblia.

Petropar fue una de las instituciones que más polémicas desató en este gobierno y ahora, arde en llamas

Aunque muchos no lo crean, yo me considero una persona de fe, y estoy muy a favor de recurrir a la palabra del señor cuando uno siente que en su alma está faltando ese ingrediente primordial que nos hace reconectarnos con la esencia divina para ser mejores personas.

Pavimentos destrozados

Hace unos días leí en los periódicos que Marito, el presidente de la República, dijo que ya no se entera de lo que sucede en nuestro país y que ahora dedica su tiempo en leer la biblia. Sinceramente, no hace falta ni decir que Marito no está ni enterado de lo que sucede en nuestro Paraguay, y para muestra, un botón.

Arroyos desbordados acabando con todo a su alrededor

Esta mañana, amanecimos en medio de un desastre total, primero, en la madrugada se incendia Petropar, una institución que fue blanco de cientos de polémicas durante este gobierno, después, gracias al temporal, hemos visto innumerables calles destrozadas, arroyos desbordados, tragedia por doquier.

En pleno siglo XXI tener este tipo de pavimentos dan ganas de llorar

Lo cuál nos dice que realmente en este país tenemos un gobierno con voluntad solamente para robar y no para velar por el bienestar de los paraguayos, pues si de verdad existieran ganas de sacar adelante al país, al menos, tendríamos la garantía de que una lluvia no nos afectará como nos viene afectando, pero nuestra triste realidad es que apenas vemos un relámpago y ya empezamos a invocar el nombre Dios para no ser arrastrados por un raudal.

Cientos de familias sortean sus suerte bajo el agua

Pero para construir un puente de 2 millones de dólares, sí hay dinero, un puente que no es más que un chiste frente al precio declarado por las autoridades. El modo de robar en este país pasó a ser descarado mientras que nuestro presidente se duerme en sus laureles, encerrado en su biblia.

¿Quién repondrá el daño a los ciudadanos afectados?

A estas alturas me pregunto qué clase de biblia es la que lee Marito, pues en la que se suelen basar las prédicas de la palabra del señor nos enseñan a no robar, a no mentir y a no abandonar al prójimo. Por favor que alguien le despierte a nuestro presidente, o en todo caso, el pueblo, la justicia y Dios, los demande.